Llega el invierno. La época de descanso para muchos ciclistas tras unaintensa temporada, o de forzosa reducción de entrenamientos para otros por la escasez de luz solar o un clima frío y lluvioso. 

En cualquier caso, este es el momento del año en el que la mayoría de nosotros pedaleamos menos. 
Una de las consecuencias de hacer menos ejercicio es la reducción de nuestro gasto calórico, es decir, nuestro organismo consume menos calorías. 

Por ese motivo también es habitual que en estos meses del año engordemos un poco.


En este sentido, aumentos de peso de 1 ó 2 kg apenas tienen relevancia, pero engordar excesivamente no es nada recomendable. En primer lugar porque tener un peso estable siempre es sinónimo de hábitos saludables y segundo, porque un excesivo sobrepeso en invierno hará que nuestra vuelta a los entrenamientos sea más dura y exigente de la cuenta.

Para los que tengáis cierta tendencia a subir de peso con facilidad en esta época del año, damos 5 consejos que pueden serviros de ayuda para mantener la línea y no tener que arrastrar esos kilos de más en los primeros kilómetros de la temporada 2012.
Toma nota …

Practica deportes alternativos …
A pesar de la falta de luz, entre semana puedes hacer un sinfín de actividades para mantenerte activo, aunque no salgas en bici. Sal a correr un par de días por semana, a caminar a ritmo ligero, nadar, hacer clases dirigidas en tu gimnasio, o incluso un partido de fútbol con los amigos. Lo importante es que tu cuerpo queme calorías.

Para evitar un excesivo almacenamiento de calorías en forma de grasa, lo mejor es que las aportes a tu cuerpo cuando esté en plena actividad y las necesite para moverse, no cuando esté en reposo y no las necesite. Por eso, lo recomendable es que las comidas más abundantes las hagas durante la primera parte del día, desayuno y comida, y reduzcas tus raciones en la merienda y sobretodo en la cena.

Vida activa
Seguro que a lo largo de tu día a día puedes aumentar tu consumo de calorías con un poco más de actividad física. Dejar aparcado el coche o la moto en los pequeños desplazamientos para moverte a pie o evitar el ascensor y subir escaleras son buenas medias para ello.

Pica, pero comida sana
Es conveniente comer entre horas para no llegar hambriento a las comidas principales y mantener niveles correctos de glucosa en sangre, pero es preferible que piques alimentos bajos en calorías. Un yogurt natural, fruta o un sándwich de pavo son sin duda mejores opciones que patatas chips, galletas, chocolate o frutos secos, por ejemplo.

Cuando queremos mantener el peso y no podemos entrenar muchas horas, resulta más efectivo hacer ejercicios a intensidades medias y altas que no a ritmos bajos. Ejercitándonos a intensidades elevadas conseguimos que el metabolismo queme más calorías cuando estamos en reposo, que nuestro organismo gaste más y por tanto, sea más fácil mantenernos en nuestro peso.

Miguel Ángel Sáez
Fotos añadidas:por Isidro Merchán